Explicando la relación entre la enfermedad del coronavirus y la sepsis

Marvin Zick
World Sepsis Day

La rápida propagación global del nuevo Coronavirus SARS-CoV-2 ha provocado trastornos sociales, económicos y médicos que no se habían visto desde la pandemia de influenza de 1918. Hasta el 7 de abril, la Organización Mundial de la Salud ha confirmado casos en 203 países, áreas o territorios, con más de 1.2 millones de casos confirmados y más de 65,000 fallecimientos.

Además, muchos expertos consideran que se menosprecian estos números por una variedad de razones, que incluyen una capacidad de prueba inadecuada y un informe subóptimo de los casos. A pesar de los extensos modelos de epidemiólogos de todo el mundo, es imposible predecir con precisión el curso y la duración de esta pandemia. Es importante que continuemos obteniendo datos objetivos en los que basamos las recomendaciones. Es indispensable un enfoque tranquilo y racional tanto de la sociedad como de los individuos durante estos tiempos de incertidumbre.

Sigue habiendo una considerable confusión respecto a las diferencias entre la influenza estacional y COVID-19 (la enfermedad causada por el SARS-CoV-2). Si bien ambos virus son capaces de provocar enfermedades graves y pueden propagarse rápidamente, parece que el SARS-CoV-2 es un patógeno más mortal caso por caso, puede propagarse durante la fase asintomática y es capaz de mucho más propagación rápida. La mayor carga y mortalidad pueden atribuirse al hecho de que el SARS-CoV-2 es un virus «recién surgido» y, en consecuencia, existe muy poca inmunidad innata entre los humanos, a diferencia de la gripe, donde tanto la infección previa como la vacunación anual pueden proporcionar protección. Sin embargo, en general, el gran contagio de este nuevo virus ha provocado la alta morbilidad y mortalidad que se observa en todo el mundo; en pocas palabras, los sistemas de atención médica no han podido hacer frente al número de personas infectadas que buscan atención. De hecho, una proporción de las muertes reportadas se debe a sistemas médicos abrumados más que a la virulencia de COVID-19. Este es un factor crucial que explica la estrategia de «aplanar la curva» adoptada por muchos países.

Ahora que hay más datos científicos disponibles sobre COVID-19, la Global Sepsis Alliance puede afirmar de manera más definitiva que COVID-19 realmente causa sepsis. La sepsis es «una disfunción orgánica potencialmente mortal causada por una respuesta desregulada del huésped a la infección». En el caso de COVID-19, los efectos sobre el sistema respiratorio son bien conocidos, y la mayoría de las personas que requieren ingreso hospitalario desarrollan una neumonía de gravedad variable; sin embargo, prácticamente todos los demás sistemas de órganos pueden verse afectados. Esto es consistente con una combinación de invasión viral directa y sepsis.

Por ejemplo, en una serie de casos recientemente publicados de casos graves de COVID-19 del área de Seattle en los Estados Unidos, más del 30% tenía evidencia de daño hepático y el 75% tenía evidencia de una respuesta inmune deprimida; otra serie de la misma región informó insuficiencia renal aguda en casi el 20% de los pacientes afectados que requieren atención en la UCI, y ambas series informaron shock séptico lo suficientemente grave como para requerir medicamentos para apoyar el corazón y la circulación en casi el 70% de los pacientes. Un estudio reciente de China informó que en pacientes hospitalizados con COVID-19, el 28% tenía evidencia de daño cardíaco significativo (potencialmente por la invasión directa del músculo cardíaco por el virus), lo que resulta en insuficiencia cardíaca y ritmos cardíacos anormales; este daño se asoció con un aumento de cinco veces en el riesgo de muerte. Como no existen terapias probadas efectivas contra el virus en sí, es evidente que la mejor atención de COVID-19 incluye una buena atención de sepsis.

Científicos de todo el mundo buscan urgentemente tratamientos efectivos y seguros para COVID-19. Aunque se espera que los primeros lotes de una vacuna COVID-19 comiencen a probarse en humanos en abril de 2020, la distribución a gran escala de una vacuna viable aún puede estar a un año o más de distancia. Se están realizando ensayos de tratamiento con agentes antivirales como Lopinavir / ritonavir (LPV / r), Hidroxicloroquina (HCG), Hidroxicloroquina más azitromicina, Favipiravir (FPV), Remdesivir (RDV) y con inmunomoduladores como Tocilizumab, el anticuerpo anti-C5a IFX -1, e inmunoglobulina intravenosa (IVIG). Además, se está intentando y probando un posible tratamiento con suero convaleciente.

Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, actualmente no existen tratamientos específicos para COVID-19. Como tal, la Global Sepsis Alliance continúa abogando firmemente por el estricto cumplimiento de las medidas de protección básicas recomendadas por la OMS: lavarse las manos, mantener el distanciamiento social, evitar tocarse la cara, practicar una higiene respiratoria adecuada, quedarse en casa si se siente mal y obtener pronta atención médica si fiebre, tos y dificultad para respirar se desarrollan juntas. También recomendamos prestar mucha atención y cumplir las restricciones a las reuniones sociales establecidas por las autoridades sanitarias locales y los organismos gubernamentales.

Lo alentamos a evaluar los desafíos particulares que enfrentan los sistemas de atención médica en su área, y si puede ayudar materialmente de alguna manera (incluyendo algo tan simple como ser voluntario para ser donante de sangre), hágalo. Estamos en esto juntos. Cuidate.

Kit Viasure SARS COV-2 Real Time PCR

Después de un proceso de validación, el Instituto Nacional de Referencia Epidemiológica – aprobó satisfactoriamente el kit Viasure SARS COV-2 Real Time PCR de Diagnóstico Molecular – para su uso durante la contingencia en México.

¿Existen soluciones para la Sepsis?

Prueba de Procalcitonina – RAMP

Prueba de Procalcitonina – Hubi Quan

Prueba Rápida de Procalcitonina – Artron

También te puede interesar...

PCT en pacientes con COVID-19

El objetivo es investigar aquí si la procalcitonina (PCT), cuyos valores no se modifican sustancialmente en pacientes con infecciones virales, puede desempeñar un papel en distinguir pacientes con o sin COVID-19 grave.

¿Cuál es la relación entre el COVID-19 y la Diabetes?

Generalmente, las personas con diabetes tienen más posibilidades de experimentar síntomas y complicaciones críticas cuando contraen el virus. Si la diabetes está bien controlada, el peligro de enfermarse gravemente por COVID-19 es casi igual que el de la población general.

Diagnóstico de PCR para el tamizaje vs COVID-19

Debido a que cada vez entendemos más sobre el comportamiento del virus, los científicos lograron identificar un pico en el parámetro de la Proteína C Reactiva (CRP, por sus siglas en inglés) en los pacientes infectados debido a un incremento en las citoquinas y al daño de los alvéolos pulmonares, ninguno de los cuales se presenta en infecciones respiratorias leves.

¿Cuál es la correlación entre COVID-19 y Dímero D?

La siguiente revisión sistemática de la literatura realizada por Lippi y Plebani destaca las anomalías importantes observadas en pacientes con COVID-19. La revisión cita varios artículos que muestran niveles elevados de PCT y Dímero D en pacientes con una infección grave por COVID-19 en comparación con aquellos con síntomas más leves.

¿COVID-19 puede causar sepsis?

Ahora que hay más datos científicos disponibles sobre COVID-19, la Global Sepsis Alliance puede afirmar de manera más definitiva que COVID-19 realmente causa sepsis. La sepsis es "una disfunción orgánica potencialmente mortal causada por una respuesta desregulada del huésped a la infección".

El uso de pruebas de diagnóstico moleculares y de anticuerpos al virus SARS COV-2 es fundamental para regresar a la normalidad

Las pruebas ejercen un papel esencial para reducir la propagación de COVID-19. Seguiremos laborando con laboratorios de todo el mundo durante la pandemia para juntar datos precisos sobre el uso de nuestra prueba para asegurar que su rendimiento sea consistente con otras pruebas basadas en PCR.

En la lucha contra la pandemia de COVID-19, el camino hacia nuestra «nueva normalidad» se informará mediante pruebas de anticuerpos

Nuestra nueva normalidad en relación a la Pandemia de COVID-19, tendrá como principal importancia las pruebas de diagnóstico de anticuerpos, mismas que son de gran utilidad para la comunidad científica y médica.

Los Niveles de Proteína C Reactiva en la etapa inicial de COVID-19

En la etapa inicial de COVID-19, los niveles de Proteína C Reactiva pueden reflejar el alcance de las lesiones pulmonares y la gravedad de la enfermedad, ya que brinda un importante índice de evaluación clínica.

La vitamina D determina la gravedad en COVID-19

Diversos estudios demuestran y confirman la importancia de Vitamina D en las infecciones virales.

¿Las pruebas de anticuerpos serán la clave para que el mundo se abra nuevamente?

Para detectar grandes poblaciones de anticuerpos Covid-19, la clave es realizar pruebas rápidas y rentables. Los resultados de estas pruebas están disponibles en minutos, donde los resultados de laboratorio a menudo requieren varios días de espera.

Caso de Estudio: un caso para emplear tanto el diagnóstico de COVID por PCR (Molecular) como la prueba de anticuerpos de COVID-19

Complementar las pruebas de ARN usuales con pruebas de anticuerpos podría mejorar nuestra capacidad para diagnosticar y detectar el virus.

Modelos de prueba centralizados versus descentralizados y la importancia de ambos para las pruebas COVID-19

Las pruebas ayudan a los médicos a determinar el estado general de la salud de un individuo y el diagnóstico de la enfermedad.

¿Cómo funcionana las pruebas de PCR?

Las pruebas de PCR, especialmente cuando se utilizan instrumentos de alto rendimiento, requieren mucho más que solo la prueba en sí.

Referencias

1 – (Bhatraju PK, et al. NEJM 2020)
2 – (Arentz M, et al. JAMA 2020)
3 – (Guo T, et al. JAMA 2020)
4 – https://time.com/5790545/first-COVID-19-vaccine/

error: Contenido Protegido - Diagnóstico Oportuno