Clamidia, por ser una enfermedad silenciosa, su diagnóstico por pruebas rápidas toma relevancia

Clamidia, por ser una enfermedad silenciosa, su diagnóstico por pruebas rápidas toma relevancia

Las pruebas rápidas de Chlamydia Trachomatis se vuelven una prioridad de salud al ser esta una enfermedad infecciosa con una alta prevalencia en el mundo (más de 114 millones de casos en 2014 a nivel global), que resulta ser asíntomatica hasta en un 75% de los casos en mujeres y para quienes puede resultar un factor de problemas crónicos tales como la infertilidad y problemas en el embarazo.

Acerca de la Clamidia

La clamidia es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes del mundo. Está causada por la infección de la bacteria Chlamydia trachomatis. Aproximadamente la mitad de los casos de esterilidad se atribuyen a esta dolencia. Y sin embargo, muchas personas ni siquiera han oído hablar nunca de ella.

La cifra de afectados crece rápidamente. El 80 por ciento de las mujeres y el 50 por ciento de los hombres afectados no tienen síntomas.

Importancia del diagnóstico oportuno

La importancia de hacer el diagnóstico y de iniciar el tratamiento adecuadamente y en forma temprana está plenamente justificada, ya que cerca de 50% de las infecciones son asintomáticas, pueden permanecer latentes por varios años y aproximadamente 8% de las infecciones no tratadas progresa a salpingitis, una de las principales causas de obstrucción tubaria y por ende de esterilidad. Se sabe que el riesgo de infertilidad aumenta con el número de infecciones. Asimismo, es fundamental no olvidar dar tratamiento adecuado a la pareja.

¿Cómo se produce el contagio?

Al igual que otras enfermedades de transmisión sexual, la clamidia se transmite por mantener relaciones sexuales sin protección. Pero también se puede producir el contagio al besarse o practicar sexo oral. Además, las embarazadas pueden transmitir la infección a su hijo durante el parto, si es vaginal. La bacteria puede hibernar durante años y después volver a activarse.

Los síntomas pueden aparecer entre una y tres semanas después de producirse el contagio, o al cabo de muchos meses, o incluso nunca, como sucede en la mayoría de los casos. Algunos signos de la enfermedad son: en los hombres, escozor al orinar; en las mujeres, aumento del flujo, dolores en la parte baja del abdomen o hemorragias.

¿Qué consecuencias tiene la infección para hombres y mujeres?

Si la infección no se detecta precozmente, las consecuencias pueden ser muy serias. En los genitales internos se forman excrecencias (tumoraciones) parecidas a una telaraña que producen adherencias en los órganos y causan inflamación, dolores crónicos en el bajo vientre y, a menudo, también esterilidad.

Si las trompas tienen adherencias, los óvulos no pueden llegar al útero. Incluso si las trompas no se obstruyen, a menudo quedan tan dañadas por la infección que ya no pueden cumplir su tarea. Las mujeres afectadas no pueden tener hijos por medios naturales y a menudo solo les queda recurrir a la fecundación in vitro ( FIV): los óvulos son extraídos de los ovarios, fertilizados en un tubo de ensayo y después transferidos al útero.

Otra consecuencia de la infección por clamidia: si la enfermedad no se trata adecuadamente con antibióticos, el cuerpo puede desarrollar una especie de alergia a determinadas estructuras exteriores de las bacterias. En caso de alergia, después de sufrir una infección aguda por clamidia pueden aparecer más problemas, por ejemplo, enfermedades reumáticas. Además, el riesgo de aborto o de parto prematuro aumenta.

No existe unanimidad sobre el tratamiento de esta alergia. Muchos médicos recomiendan una terapia a base de medicamentos inmunosupresores, como cortisona. Antes del tratamiento hay que asegurarse de que no existe ninguna otra infección.

¿Se puede prevenir?

Lo más sensato es realizar un frotis vaginal antes de iniciar cualquier relación de pareja. Hasta que se tengan los resultados es imprescindible usar preservativo. Es importante que el varón también se someta a un análisis. Si uno de los dos está infectado, se puede producir la llamada infección en ping-pong (reinfección entre los miembros de la pareja).

¿Cómo se trata la infección?

Sobre todo, es importante que la pareja también se ponga en tratamiento; de lo contrario, se produce una constante reinfección entre los dos miembros de esta.

Lo habitual es un tratamiento con antibióticos, que debe administrarse un mínimo de diez días, a menudo más tiempo, según la gravedad de la enfermedad. Para asegurarse de que la terapia ha sido efectiva, se recomienda hacer un control posterior.

¿Cómo saber si la enfermedad ha dejado secuelas?

A menudo las consecuencias se hacen patentes cuando la mujer no logra quedarse embarazada. Naturalmente, detrás puede haber otras muchas razones, pero después de haber sufrido una infección aguda por clamidia, es muy probable que exista esterilidad.

Clamidia en números

La prevalencia de Chlamydia trachomatis(CT) varía en diversos estudios: en mujeres asintomáticas que asisten a clínicas de planificación familiar se ha reportado entre 3 y 5%, aumentando a cifras mayores de 20% en las clínicas de ITS. En embarazadas varía entre 2 y 37%; asimismo, se ha sugerido que las mujeres que toman anticonceptivos orales son más propensas al desarrollo de cervicitis, debido en parte a la presencia de ectropión cervical.

Estudios realizados en México han demostrado una frecuencia de 4 y 28% en mujeres no embarazadas, consideradas como de bajo riesgo para las ITS; de 16.6% en trabajadoras sexuales y hasta de 10 a 12% en embarazadas.

Aunque en algunos países existen guías para la prevención y el tratamiento de las infecciones por CT, éstas deben ajustarse para cada uno, por lo que es necesario definir los grupos considerados de alto riesgo para esta infección, para lo cual se requiere el conocimiento del perfil demográfico y la prevalencia local y por grupos de riesgo, con el objeto de optimizar los programas de detección.

En México no se conocen la prevalencia y el impacto causado por esta infección en diferentes grupos de mujeres, debido a la relativa dificultad para establecer el diagnóstico, ya que la metodología de laboratorio es técnicamente demandante y costosa.

Métodos de detección

Existen varios métodos para la detección de Clamidia: cultivo de tejidos, métodos inmunoenzimáticos, titulación de anticuerpos IgG anti CT y la reacción encadena de la polimerasa (PCR). En México se han llevado a cabo varios estudios para establecer la prevalencia de infección cervicovaginal. Así se ha obtenido en mujeres sexualmente activas, con bajo riesgo para la infección, una prevalencia de 4 y de 7%, utilizando el cultivo celular e inmunofluorescencia directa, respectivamente; con esa misma técnica se encontró, en embarazadas,una frecuencia de 10 y de 28.4% en mujeres con diferentes problemas que asistieron a la consulta de ginecología; también se han utilizado técnicas inmunoenzimáticas en estudios realizados en trabajadoras del sexo comercial consideradas como población de alto riesgo, en quienes se encontró una prevalencia de 16.6%.

Soluciones que existen para el diagnóstico de Clamidia en México

Prueba-deteccion-clamidia

QuickVue Clamidia Test

La prueba QuickVue Clamidia Test, provee resultados precisos y rápidos, con altos niveles de sensibilidad y especificidad. La prueba es fácil de realizar e interpretar desde una muestra de hisópo endocervical o muestra de cepillo de citología.